=LOS CANDIDATOS=

Comparte nuestras redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
(Por Popo Astudillo Méndez)
Pst, si usted señora que está leyendo este escrito; le quiero comentar que estamos viviendo una epidemia más dañina y agresiva que el famoso covid, y se llama: “quiero ser candidato”. Se lo comento para que se vaya usted preparando por si acaso su marido llega a casa; y al verlo llegar usted lo nota medio raro, y este con ojos de “toro loco” le dice: “viejita voy ser candidato”. Tome la calma, le recomiendo que se tome un café bien cargado y cuénteselo a quien más confianza le tenga, una hija, un hijo o algún hermano del “suspirante”. Luego manos a la obra, búsquele una guayabera de sus preferidas, y dígale que se la ponga porque van a ir a una sesión de fotos para su campaña. Con la ayuda de un familiar llévelo con un “loquero”. Pues su “pior es nada” no anda en sus cinco sentidos; su marido en la calle ha adquirido la terrible epidemia pandemia de “quiero ser candidato”: Es incurable y mortal por consecuencia. Le comento por si usted vive bien, en familia, sin sobresaltos. Como dijera Juan Gabriel en una de sus canciones: “pero que necesidad ¡Ah, ah! Para que tanto problema”.
Si le preguntaran a un ciudadano común y corriente ¿disculpe quiere ser presidente municipal de la ciudad? Si el entrevistado es una persona cuerda inmediatamente contestará con un rotundo ¡no! Actualmente el ser candidato a “rey feo” es una actividad de alto riesgo. En cierta ocasión unos parroquianos del barrio convivían amenamente con un conocido político, y un vecino con sus copitas entre pecho y espalda le dijo al alto funcionario: “voy a ser presidente municipal”. El político luego se la mato con otra pregunta ¿tienes dos millones de pesos? ¿Para qué preguntó el ingenuo ciudadano? como que para que, pues para que los tires nadamas en tu precampaña. Político pobre es un pobre político. Lo dictó en la década de los setenta del siglo pasado Don Jesús Reyes Heroles, nadamas ni nada menos que el ideólogo del Sistema Político Mexicano.
Esta pandemia que les comento vino para quedarse, y lo malo que no le han encontrado cura. De unos años para aca; muchos Juniors de mi pueblo, empezaron a hacer sus pininos en la política, deslumbrados de como los políticos de la comunidad se hacían grandes fortunas en poco tiempo, casas, carros, dinero en abundancia –un grato dato, mi pueblo lo único que ha producido es políticos millonarios- Así que esos jóvenes de apellidos ilustres, buscaron afanosamente sacarse la lotería sin comprar el “cachito”; ¡A de ser muy grande el hecho de gobernar, pues son tantos los que aspiran a hacerlo! Dicen que lo dijo Voltaire al triunfo de la revolución francesa.
Juan Pueblo, ya ungido como candidato a Síndico de su comunidad, se entrevistó con el Delegado Nacional de su partido; y este sin miramientos le dijo: “tienes que depositar cien mil pesos”, Juan ingenuamente le insinuó “le voy a dar sesenta mil y no le voy a decir a nadie”. A lo cual el avezado político le contestó: “Ahora me das cien cuarenta mil pesos, y aunque le cuentes a las más vieja de tu casa”. Y allí tienen a Juanito, vendiendo un terrenito, pidiendo prestado por aquí, molestando a amigos y familiares por allá para poder comprarse su candidatura, Por eso le sigo comentando señora, de esta peligrosa pandemia, que está afectando a la ciudadanía y por lo que se ve no tiene para cuando irse. Bueno, eso es lo que la gente cuenta. Felicitaciones a este humilde escritor por teléfono y mentadas por Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *