Yodo, un mineral para nuestra salud

Comparte nuestras redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
En varias ocasiones la importancia del consumo de los minerales dentro de nuestra dieta no es tan valorado o apreciado por la población ya que desconocemos la función de los micronutrimentos que en realidad son muy importantes para nuestra salud, por ejemplo nos ayudan a la contracción muscular, a producir energía, en el caso particular del yodo el cuerpo lo necesita para producir hormonas tiroideas, por eso me gustaría comentarles sobre el yodo un mineral indispensable para nuestra salud, ya que nuestro cuerpo no lo puede producir y es necesario poder obtenerlo de nuestra dieta.
El yodo (del griego iodes, que significa «violeta») fue descubierto en Francia por el químico francés Bernard Courtois en 1811 a partir de algas marinas, aunque no continuó con sus investigaciones por falta de dinero. Posteriormente, el químico inglés Humphry Davy y el químico francés Gay-Lussac estudiaron por separado esta sustancia y terminaron identificándola definitivamente como un nuevo elemento. Ambos dieron el crédito del descubrimiento a Courtois.
El yodo es un elemento químico esencial. La glándula tiroides fabrica las hormonas tiroxina y triyodotironina, que contienen yodo. El déficit en yodo produce bocio y mixedema.
En el caso de que se produzca déficit de yodo durante la infancia se puede originar cretinismo, en donde se produce un retraso mental y físico. Es requerido como elemento traza para la mayoría de los organismos vivientes.
En México tuvimos un grave problema de salud pública por la carencia de este mineral en nuestra dieta, en el año de 1937 se inicia en México la lucha contra el bocio, se empezó a investigar y a proponer estrategias para erradicar esta enfermedad carencial, pero una solución práctica fue el añadir yodo a la sal un ingrediente que se consume en todo el país, en 1942 hubo un decreto que se promulgó que mencionaba que era obligatorio consumir sal yodatada si el 20% de la población presentaba algún problema de bocio, pero no fue hasta el año de 1963 se llevó acabo un decreto presidencial promoviendo acabar con el problema de bocio a nivel nacional ideado por el secretario de salud de ese entonces el Dr. José Álvarez Amézquita y aprobado por el Presidente de la República el Lic. Adolfo López Mateos qué consistía en que toda la sal producida en el país y destinada a consumo humano directo y la que vaya a emplearse para la elaboración de productos alimenticios deberá yodatarse en la proporción de 20 mg de yodato de potasio o sodio por cada kilogramo de sal. Una brillante estrategia que ayudo a solucionar ese grave problema de salud pública.
Recordemos que cuando una persona no ingiere suficiente yodo, la producción de hormonas tiroideas en su organismo será insuficiente. La deficiencia de yodo puede tener diversas consecuencias:
■ Aumento del tamaño de la glándula tiroides, en una condición que se conoce como bocio
■ Hipotiroidismo
■ Discapacidad intelectual en niños, cuyas madres sufrieron falta de yodo durante el embarazo
Es importante saber cuáles son los alimentos ricos en yodo para evitar tener carencias de este vital mineral. Dentro de los alimentos ricos en yodo podemos encontrar:
■ Queso
■ Leche de vaca
■ Huevos
■ Yogur
■ Helado
■ Pescados de agua salada (atún, bacalao) algas marinas.
■ Mariscos (camarones, langosta)
■ Leche de soya
■ Sal yodada
La selección de alimentos de manera consciente nos ayudarán a tener una mejor salud. Recuerda acudir con un Nutriólogo certificado para que te pueda orientar más a fondo sobre el tipo de alimentación que debes de llevar si llegaras a presentar alguna carencia nutrimental o algún problema de salud relacionado con un bajo consumo de yodo o algún problema de bocio, hipotiroidismo o hipertiroidismo, tu salud es lo más importante.
Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.
https://www.facebook.com/Equilibrato/
LNCA. José Isaid León Rodríguez.
Coordinador de Equilibrato Consultorio de Nutrición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *