Alimentos para cuidar tus riñones

SSUCv3H4sIAAAAAAAEAJ2RwY6DIBCG75vsOxjOmoioK/sqzR6mQN1JrTSAbZrGd18QTea8N/5v5of5h/fnR1GwM3hU7Lt4JxU1TtPig4OAdo64LnduNAbrEKYEE1u3CvMBwuKNT1fsSEEwY+zNcPcf75yyLo7CVoyOWGKsJMwv540daC3/7cyHnyMKjGZWr21gEsSZyUAOcsqt7PoMxt1otAdqY4mGRaMlKR9WwZQMgtx8d6hwHonNhl/j6Mbiyu2NgNmGbZI9GNNxpUlywYXoOlFz+TWIrmklO77BqitqOivq5FC9ri9S68pA31StaHgFsu6qruW8Hy5yaIWIm1r/ANEM9+UOAgAA

Comparte nuestras redes
         
 
 
  
El pasado 11 de marzo se celebró el día mundial de la salud renal, un órgano vital que realiza diversas funciones. Es por ello necesario aprender a cómo cuidarlos para tener una mejor calidad de vida y prevenir enfermedades.
Se estima que al menos en México el 11% de la población mexicana padece algún grado de problema renal y 8 de cada 10 personas no lo saben.
Los riñones son considerados como una compleja maquinaria de purificación, tienen una función tanto de eliminación como de regulación de los líquidos internos. Excretan agua, pero también la conservan; eliminan a través de la orina todos los productos del metabolismo de los alimentos que pueden ser potencialmente dañinos, antes de que alcancen niveles tóxicos y devuelven a la sangre: agua, glucosa (azúcar), sal, potasio y otras muchas sustancias vitales en las cantidades adecuadas para mantener el medio interno estable a pesar de las variaciones de clima, dieta y otros factores externos.
El buen funcionamiento de los riñones, depende de muchos factores, entre ellos de una correcta alimentación. Algunas comidas pueden aumentar el rendimiento de los riñones, mientras que otros pueden generarles estrés y causar daños. Varias enfermedades, como diabetes, obesidad e hipertensión, pueden afectar a su capacidad para funcionar bien.
Por la fuerte asociación de la obesidad con hipertensión, dislipidemias y diabetes es preocupante el incremento del sobrepeso y obesidad en la mayoría de los países de América Latina. En los últimos años además se ha encontrado una asociación entre la presencia de obesidad e hiperfiltración glomerular con aparición de proteinuria, esclerosis glomerular y mayor riesgo de desarrollo de falla renal terminal tanto en niños, como en adultos.
En el peor de los casos, el daño a los riñones puede provocar enfermedad renal crónica. Un artículo publicado en 2016 (65 Colombia Médica Vol. 38), muestra que la dieta es el factor de riesgo más importante para la muerte y la discapacidad relacionadas con la este tipo de enfermedades, por lo que los cambios en la dieta son una parte clave del tratamiento.
Existen preguntas muy recurrentes en los consultorios de nutrición, por ejemplo: ¿Qué alimentos puedo consumir para mejorar mi hipertensión? ¿Qué alimentos me ayudarán a controlar mi problema de diabetes? ¿Qué alimentos me recomienda para combatir mi obesidad? La mayoría de los pacientes ya acuden con alguna enfermedad, es por ello vital generar esa cultura de la prevención y en la alimentación correcta encontramos una respuesta clave, yo les menciono a las personas que les estoy compartiendo una conferencia o en el consultorio la respuesta clave esta en seleccionar mejor tus alimentos, busca alimentos con una gran calidad nutricional y evitaras muchas enfermedades.
La dieta Dash y la dieta mediterránea son excelentes opciones a nivel mundial para prevenir la salud renal. La dieta Dash (es baja en sal y alta en frutas, vegetales, granos integrales, lácteos bajos en grasas y proteínas magras. DASH corresponde a las siglas en inglés de Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión (Dietary Approaches to Stop Hypertension). La dieta mediterránea (incluye alimentos de origen vegetal, como cereales integrales, verduras, legumbres, frutas, frutos secos, semillas, hierbas y especias, son la base de la dieta. El aceite de oliva es la principal fuente de grasa agregada. Se incluyen con moderación el pescado, los mariscos, los lácteos y la carne de aves. Por el contrario, la carne roja y los dulces solo se comen ocasionalmente).
Pero este tipo de dietas, sobre todo la mediterránea en nuestra población mexicana muchas veces es difícil de llevar debido a que los alimentos no están tan disponibles en diferentes regiones del país y sobre todo son alimentos con un alto costo, pero tenemos la opción de la dieta de la milpa en México ya que se ha podido equiparar a la dieta mediterránea en las propiedades nutricionales que tiene sustituyendo alimentos con un aporte similar de nutrientes, por ejemplo podríamos sustituir al aceite de oliva por aguacate, semillas de calabaza y cacahuates tostados que nos aportarían una buena fuente de omega 3, las uvas ricas en antocianinas que es un potente antioxidante lo podríamos sustituir con el maíz morado y todas estas características nutricionales de la dieta mediterránea las podemos equiparar con la dieta de la milpa para cuidar nuestra salud renal.
Recuerda tomar agua natural, incluir frutas y verduras de temporada, consumo de cereales integrales como tortilla con moderación, incluir proteínas en pescado y carne de aves, moderar el consumo de sal, tratar de incluir especias como romero, epazote, clavo, ajo pimienta a tus platillos como condimentos, evita utilizar cubos de pollo procesados por su alto contenido de sodio. Incluye ácidos grasos omega 3 en aguacate, semillas de calabaza y cacahuates tostados con moderación y lo más importante acércate a un nutriólogo acreditado para que te brinde una asesoría personalizada.
Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.
LNCA. José Isaid León Rodríguez.
Coordinador de Equilibrato Consultorio de Nutrición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.