=ATENCIÓN PAPÁS Y NIÑOS=

Comparte nuestras redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
(Por Popo Astudillo Méndez)
Papá, mamá, si tienen un niño o niña que haya nacido en los años 2013 ó 2014, y quiera jugar futbol, tráelo el día sábado doce de junio a las diez de la mañana a la cancha infantil de la colonia Los Manantiales; misma que se ubica en la parte baja de la colonia de norte a sur. Allí vamos a conformar equipos para la categoría pony “A”.
El campito de futbol es acorde a categorías infantiles; está totalmente empastado, tiene sus modestas gradas y la misma cancha se encuentra dentro de un parque maravilloso; una banda de la cancha tiene una “cortina” de aproximadamente veinticinco arboles gigantes “casuarinas”, aquí en Chilpancingo les llamamos pinos. Estoy convencido papá y/o mamá, si traes al “tremendo” niño o niña a este evento no te vas a arrepentir, el espacio es propicio para pasar una excelente mañana en compañía de la familia. Dependiendo del número de niños, será también el número de equipos que tendremos para conformar esta categoría. Siempre observando los protocolos de sanidad.
Comentario aparte es el de cuidarles su salud mental a nuestros niños, si un niño es feliz, tengan la seguridad que en la etapa adulta, será una persona normal. Creo que en estos tiempos que corren ya no hay niños golpeados o maltratados. Cuantos pequeños no quieren jugar al futbol, pero, no hay una persona que quiera “perder” su tiempo organizando a los pequeños de su calle o colonia para llevarlos a jugar futbol.
En cierta ocasión, un seudolíder de una colonia de Chilpancingo, iba a inaugurar una cancha de futbol siete en su citada colonia, de casualidad el gobierno federal benefició con esa obra a ese asentamiento humano, el que de momento se hizo “dueño” de ese espacio deportivo, no cabía en sus calzones, luego me dí cuenta que no le importaba lo deportivo, sino las pingues ganancias que iba a obtener; mi comentario va en este sentido: un niño de escasos ocho años, le rogaba que lo llevara a evento, a la cancha, ese infante era su nieto, este sujeto lo regañaba y le ordenaba que se metiera a su casa. Es obvio que este individuo no tenía sensibilidad para entender al niño, aparte de que no era su padre.
Por ello papá ó mamá, hoy tenemos la oportunidad de proporcionarles alegría a nuestro hijos o nietos, accionemos; son detalles que nunca olvidarán. Si hoy tomamos de la mano a nuestros pequeños y los llevamos a realizar acciones positivas y buenas, el día de mañana no tendremos dificultad para guiarlos cuando sean adolescentes, también se dejarán tomar de la mano.
Este escrito y esta acción que estoy llevando a cabo me la inspiró mi nieto Leonardo que inmerecidamente me llama ¡Papá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *