Ayer se celebró el Día del Charro

Comparte nuestras redes
         
 
 
  
Desde el año 1934 se celebra en todo México el Día del Charro, un personaje que es un ícono de la cultura mexicana y el cual nos identifica en todo el mundo, en varios rubros, como la literatura, el cine y la pintura y la cual ha dado la vuelta al planeta.
A pesar de ser considerado el deporte nacional, las charreadas no alcanzan esa popularidad que tiene el futbol, el box o el béisbol, debido quizás a la falta de difusión, porque la charrería es una actividad que conjuga destreza, habilidades ecuestres y vaqueras y la cual se efectúa en los llamados lienzos charros.
La charrería es un arte ecuestre en el que a través de diferentes destrezas y habilidades se conforma un espectáculo a lomos de caballos que bien podrían ser unos vaqueros mexicanos. El charro o jinete, cabalga mientras maneja al caballo para que este dance y ejecute las llamadas “suertes charras”, o tipos de movimientos durante el espectáculo de charrería.
Sus orígenes están en el estado de Hidalgo, es en este lugar donde a comienzos del siglo XX, en plena reforma agraria, los terratenientes y hombres del campo, emigran a las grandes ciudades como Guadalajara y México, y fundan asociaciones de charros o jinetes. La Charrería Organizada, como así se les llamaba a estas asociaciones de amantes del arte ecuestre, eran muy parecidas a las que se podían disfrutar en países como Chile o Estados Unidos.
Hay dos cosas que identificarían a cualquier charro a lo lejos: su amplio sombrero y su chaqueta corta decorada. Los jinetes que practican la charrería son casi una eminencia en México, al igual que sus compañeras, las charras, que realizan escaramuzas al igual que los hombres. Montados a caballo y al ritmo de la música y el sentir del caballo, los charros y charras crean una coreografía de pasos que lleva tiempo “domar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.