=CUENTO DE NAVIDAD=

Comparte nuestras redes
         
 
 
  

(Por Popo Astudillo Méndez)

Juan Pérez, vivía sólo desde hace algún tiempo, la soledad era su única compañera. ¿Sus hijos? ¡Ah! si sus hijos crecieron y cada quien agarró camino; la que fue su esposa tenía tiempo que vivían separados. Jubilado del gobierno del Estado, enfrentaba una navidad más sólo. Una noche antes de nochebuena, tuvo una revelación en sus sueños. Jesucristo se le apareció y le dijo: “En nochebuena estaré contigo en tu mesa”. Cuando Juan despertó, una alegría y sensación de paz invadió su cuerpo y alma. Se dijo así mismo, este día es víspera de Navidad, se cambió y corrió presuroso al mercado cercano para comprar todo lo necesario, pues en su mesa estaría Jesús el hijo del hombre.

Sus vecinos se asombraban del cambio operado en él, ya no era el huraño Juan, el que no contestaba el saludo; el que corría a los niños que se atrevían a jugar cerca de su puerta. Nuestro personaje se esmeró para esa cena tan especial, a las once de la noche, un mantel con motivos navideños cubría la madera, sobre el un pollo relleno invitaba a devorarlo, el ponche casi se derramaba en la olla caliente; unos refrescos bien fríos aguardaban en el refrigerador, todo estaba en su punto. A las once y media de la noche, unos tímidos toquidos en la puerta, aceleraron los latidos del corazón de Juan, nervioso y presuroso corrió a la entrada.

Al abrirla le vino la decepción, un anciano con su cara y manos arrugadas le decía: “Una limosna por el amor de Dios”. Juan rápidamente metió la mano a su bolsillo y buscó la moneda de más baja denominación y corrió al impertinente. Se sentó en su comedor y le ganó el sueño. El 25 de diciembre lo encontró, despertó, estiró los brazos y lamentándose expresó: “Eso me pasa por creído”. Continuando con su vida gris y aburrida. Dios se puede transformar de mil maneras, y bajar a la tierra, para conocer la insolencia e indolencia de los hombres, así también quien es caritativo con su prójimo. Que en esta nochebuena. Dios esté en tu mesa. Invita a quien no tenga un mendrugo de pan en esta Navidad.

Acerca del Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.