El club ciclista Iguala Bike espera con ansias regresar a sus rodadas

Comparte nuestras redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La actividad deportiva al aire libre en todo el país está prácticamente detenida en su totalidad, el club de ciclistas Iguala Bike de la vecina población de Iguala de la Independencia, Guerrero, comentó que son días muy complicados, son días que los han obligado a reflexionar, días de preocupación, días de responsabilidad, en su página oficial han compartido su gusto por el ciclismo, actividad netamente lúdica pero no por ello menos importante en el orden de prioridades.

Les ha tocado enfrentar la pandemia en distintas trincheras, cada quien con su armamento, cada quien con su ejército. Algunos con la oportunidad de quedarse en casa y otros no, algunos que no, por necesidad y otros por simple necedad, esperan y en algunos meses estos días queden en el anecdotario, en anécdotas de sobrevivencia; sobrevivencia sanitaria, sobrevivencia económica.

Comentaron que parece que sí habrá un antes de Covid y un después de Covid, quedaremos marcados, ojalá la cicatriz no sea muy grande, en el tema que los entretiene no sé si las cosas volverán a ser igual, esos paseos, esos entrenamientos con toda la banda ¿lo serán? salir a ponerse una deliciosa carrera al cerro con 6, 7 compas, intercambiando ánforas y alimentos, tirarse en una tiendita con la infaltable Coca de vidrio, amontonados codo a codo para no perder detalle de la cábula en turno ¿lo será? rematar cinco, seis o siete horas de santa carrera en los tacos de chivo, en la cecina o las tortas ¿también lo serán?

Las últimas salidas a rodar han sido en completa soledad, escabulléndose antes de los primeros rayos del sol, fugándose por los lugares menos transitados, con cierto sentimiento de culpa, extrañando a la banda, extrañando la complejidad del deporte individual que la mejor forma de practicarlo es en compañía, en bola, en equipo, en amistades, con carnales. En estos días, leer noticias no es muy agradable, cuando en su mayoría tratan de temas que ya todos sabemos y no por estar enterado uno se siente mejor, sino al contrario.

Pero entre esa telaraña de calamidades hacen hincapié que resalta un fenómeno que se está dando en países menos pintorescos que el nuestro, donde ya los contagios vienen a la baja: las “biclas” se están vendiendo como pan caliente, todos quieren una, todos quieren ejercitarse de esa forma, puesto que es de lo poco permitido por sus autoridades, así que mientras, en esos lares las únicas opciones son las de ejercitarse al aire libre ya sea a patrulla o en rila. ¿Cómo será nuestra realidad cuando nos llegue el turno? hoy el famoso bulevar de su localidad se aprecia disminuido en su afluencia, no se ve gente ejercitando.

Ya para finalizar, comentaron que mientras son guamúchiles o mangos hay que desear que pronto llegue esa “nueva normalidad”, donde los arrimones de “bicla” vuelvan a ser lo que eran antes. Que las salidas en grupo se multipliquen y que los hermanos, viejos payasos de Iguala Bike vuelvan a las andadas, que queden libres de Covid. Queda de sobra decir que la edición 2020 de la Tomateca pende de un hilo, primero conservar lo que verdaderamente importa que es la salud de nosotros y de nuestras familias, después lo demás. (Iguala Bike)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *