El Temible Ares, luchador de la primera generación en Chilpancingo

Comparte nuestras redes
         
 
 
  
Por Daniel Julián
Parte IV de IV
Final
Hoy llegamos a la IV y última entrega de una serie de notas que nos llevaron a viajar a la lucha libre del ayer, con la finalidad de conocer la trayectoria del Temible Ares. Chilpancingo es un municipio que décadas atrás le abrió las puertas a la lucha libre local, ofreciéndole diferentes espacios para que este deporte se expresara mediante funciones que conglomeraron sanamente a un sinfín de familias de esta ciudad, que con boleto en mano disfrutaron de grandes emociones, el Temible Ares pisó lona en los diferentes rings, estamos hablando de lugares como la Arena “Morelos”, “Chilpancingo”, “Atlas”, “Adrián Castrejón” y “Belisario Arteaga” todos ellos fueron testigos de su entrega.
Ser parte de este movimiento iniciador en el año de 1975 para concretar el sueño de ser luchador años después, compañero y amigo de generación de personalidades como Cosman, Ángel Diabólico, Los Torbellinos Azules, Maremoto, Fili García, el Pirata, Alibastik y Vanguardia, guarda con gran cariño la admiración de personajes como don Braulio Mendoza que le dio el empujoncito para perfilarlo en el bando de la rudeza, Fishman y don Mario “La Fiera” Valenzuela, amigo de aquellos luchadores del puerto de Acapulco de la primera guardia como Gurkan, Yanco, Aristos, Lucifer entre otros que se encargaron de traer enseñanza del Diablo Velasco.
Tuvo la fortuna de compartir el ring con el Hijo del Santo, y de apoyar a su amigo el Ángel Diabólico cuando incursionó como promotor, y de llegar a estar cerca en la misma función junto a don Blue Demon cuando lo trajo el Ángel Diabólico, además, de compartir en la casa de este último en una reunión en franca camaradería con don Blue Demon después de la función, aparecer en algunos números de la revista “El Halcón” gracias a don Juan Cotino, ganó máscara del Gladiador Sureño, la cabellera de don Pepe Trigo (qepd), pero el ocaso de este formidable sueño llegó con su retiro en el año de 1981.
Pero el Temible Ares es un luchador y como tal supo reinventarse logrando consolidar dos licenciaturas profesionales y un posgrado, para concluir le pregunte: ¿Por qué el aspirante tardaba de 2 a 3 años en debutar?, respondiéndome lo siguiente: “Los maestros que nos guiaron en un inicio procuraban con especial cuidado este detalle, ya que a su vez ellos fueron adiestrados de esa manera y no de manera efímera, muy al contrario el aspirante debía de tener el tiempo suficiente para ir creciendo poco a poco con la correcta guía y capacitación, con mucho cuidado se iba puliendo cada uno de sus pasos para que al final pudiera salir adelante”, esta respuesta es la guía para que este deporte trascienda de una década a otra, muchas gracias Temible Ares por tu consideración y tiempo hacia mi persona, gracias por hacer esto posible y también a usted amable lector que me acompañó en este túnel del tiempo, ya que con su lectura le dio el valor a la carrera de este luchador, del cual es una pieza importante y de gran valor dentro de este gran rompecabezas de la lucha libre local de Chilpancingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.