Enfermedades crónicas

Comparte nuestras redes
         
 
 
  
Las enfermedades crónicas también consideradas como enfermedades no trasmisibles son las que causan más defunciones a nivel mundial, 6 de cada 10 personas a nivel mundial mueren por una enfermedad crónica.
Las 4 primeras causas de muertes a nivel mundial tienen que ver con enfermedades crónicas, por ejemplo: Enfermedades del corazón, cánceres, enfermedades pulmonares crónicas (EPOC), diabetes (enfermedades metabólicas).
El término «crónico», del griego Χρονος (Chronos): «dios del tiempo», como su etimología lo indica, se refiere al tiempo de evolución de la enfermedad, pero nada dice acerca de su gravedad. Hay enfermedades crónicas sin gravedad alguna, como la rinitis crónica, y otras potencialmente muy graves, como la arterioesclerosis.
Cuando a una enfermedad se le pone el adjetivo crónica, se suele tratar de una enfermedad no curable salvo raras excepciones (por ejemplo la insuficiencia renal crónica es curable con el trasplante renal, algunos tipos de asma —sobre todo en la infancia— acaban curando, las hepatitis crónicas de origen vírico pueden curar con tratamiento antiviral).
Estas enfermedades crónicas son causadas por la forma en la que nosotros nos comportamos, es decir nuestro estilo de vida es muy importante. Una alimentación correcta, ejercicio y descanso son los principales factores que nos pueden ayudar a evitar que se presenten o tal vez nunca se presenten o retardar la enfermedad.
Se define a la enfermedad crónica a las afecciones de larga duración y por lo general, de progresión lenta. No hay un consenso acerca del plazo a partir del cual una enfermedad pasa a considerarse crónica; pero por término medio, toda enfermedad que tenga una duración mayor a seis meses puede considerarse como crónica.
Se definen 4 factores de riesgo para que se presenten este tipo de enfermedades crónicas:
1. lípidos sanguíneos elevados (colesterol y triglicéridos).
2. niveles de azúcar elevados en sangre.
3. La hipertensión arterial.
4. La obesidad.
Estos 4 factores de riesgo tienen una relación directa con la forma en que nos alimentamos, es por ello de vital importancia tener una alimentación correcta de preferencia que sea diseñada por un nutriólogo y buscar tener un ejercicio de manera regular prescrito por un licenciado en cultura física.
Para controlar los factores de riesgo que desencadenan alguna enfermedad crónica es importante considerar tener una dieta acorde a nuestro gasto metabólico, ejercicio físico (mínimo 150 minutos por semana), no fumar, no ingerir alcohol ni algún otro tipo de droga en general.
También es importante considerar que estas enfermedades crónicas como obesidad, diabetes mellitus, infartos agudos al miocardio, hipertensión, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia, cáncer son enfermedades que se deberían de presentar a una edad de un adulto mayor, pero hoy en día es cada vez más común ver estas enfermedades crónicas presentes en niños, adolescentes, mujeres embarazadas que pueden condicionar la vida de los menores y comprometer su calidad de vida. Es necesario realizar cambios en nuestro estilo de vida y tomar conciencia si tenemos alguna enfermedad crónica de acercarnos a un equipo multidisciplinario para ser tratado y poder mejorar nuestra calidad de vida.
Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.
LNCA. José Isaid León Rodríguez.
Coordinador de Equilibrato Consultorio de Nutrición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.