Marcial Frías Organista 52 años de aficionado en la lucha libre

Comparte nuestras redes
         
 
 
  

Por Daniel Julián

Parte II de VI

Marcial mantenía una rutina en el seno familiar allá en su lugar de origen, que consistía en ayudar a su señora madre con la venta de fruta, tortillas y también a su padre en la compra, venta y cría de marranitos y por supuesto del disfrute de la lucha libre, si hay algo que tiene presente don Marcial es la manera por la cual conoció este deporte de la lucha libre a la edad de 10 años en 1970, eso fue gracias a una revista especializada de la cual a la fecha conserva, actualmente agradece mucho la bondad de su mamá ya que recuerda que fue ella quien le compraba sus revistas cuando era niño.

Después vinieron en cadena más ingredientes que acrecentarían su afición como por ejemplo las películas que proyectaban en la televisión por medio del canal 4 así como las películas del cine que recuerda asistía a la edad de 11 años en aquel que identificaba cariñosamente como “el piojito”, por cierto de su asistencia al cine le sorprendía como era que así como vitoreaban el nombre del Santo en las Arenas de igual manera lo hacía la gente durante la proyección en la sala del cine, como si el enmascarado de plata estuviera ahí presente en carne y hueso, la primera función de lucha libre que presenció el pequeño Marcial fue en la Arena K.O al gusto en donde en la lucha estelar en trepidante  encuentro   subieron en relevos sencillos El Santo y Black Shadow para enfrentar a la dupla ruda conformada por El Cavernario Galindo y El Gran Jacobo luchador argentino.

El tiempo continuo su marcha pero ¿Cómo fue que Marcial Frías Organista llegó a Chilpancingo? lamentablemente su señora madre padecía del problema de varices en las piernas, el pequeño Marcial quizá nunca imaginó que esta enfermedad benigna le cambiaría el rumbo a su vida, ya que el Estado de México se caracteriza por mantener una baja temperatura  la cual afectaba la salud de su mamá, fue así que bajo prescripción médica le recomiendan vivir en un lugar cálido y fue de esa manera que decidieron sus padres mudarse a la ciudad de donde es originaria su mamá Chilpancingo.

Esta noticia no fue recibida con agrado por el joven Marcial ya que de antemano sabía lo que eso implicaba, ya que afectaba sus costumbres, pasatiempos, amistades y sobre todo abandonar su asistencia como aficionado a las plazas de la Arena “K.O al gusto”, el Toreo de Cuatro Caminos y su moderada asistencia a Bellas Artes, que lejos estaba el pensamiento del joven Marcial que no imaginaba que este deporte de la lucha libre es un movimiento nacional que llega a todos los rincones de esta bendita República Mexicana, continuará para mañana miércoles…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.