Marcial Frías Organista 52 años de aficionado en la lucha libre

Comparte nuestras redes
         
 
 
  

Por Daniel Julián

Parte III de VI

Marcial comenta que llegó a Chilpancingo por allá del año de 1976 a la edad de 16 años, recuerda que al pisar tierras Chilpancingueñas se encontró con un ambiente contrario del que provenía, es decir, mucha tranquilidad y un agradable clima, recuerda que le asombró que en una ocasión tomo el transporte urbano en esos camiones largos y grito que parara para bajar, el urbano no detenía su marcha cuando él se quería aventar como lo hacía en el estado de México ya que allá se bajaba al vuelo sin que el urbano se estacionara, mientras que aquí el urbano se estacionó amablemente para bajarlo.

Curiosamente Marcial llegó a Chilpancingo cuando se encontraba en su momento más alto la Arena “Morelos”, así es, en ese lugar en donde fue promotor el sr. Armando Nájera quien debuto al “Geniecillo Azul” Lizmark el 06 de noviembre de 1975, es decir, cuatro meses antes que en la Arena “Coliseo” del puerto de Acapulco, por eso puedo decir con toda seguridad que Chilpancingo vio nacer a Lizmark, sin embargo, Marcial no acudió como aficionado a la Arena “Morelos”, o quizá tenía recelo de presenciar algo que no fuera de su agrado, posteriormente se integró como aficionado de “hueso coloradísimo” en las funciones dominicales que se realizaban en el viejo ex palenque de la feria, me refiero a aquel inmueble que estaba cerca de la cancha de futbol dentro de los terrenos del vivero.

Ese momento representó su mejor etapa ya en Chilpancingo, entregándose como fiel seguidor de este deporte y consolidándose como rotulista de lucha libre, algo que le llamaba mucho su atención era que en ese inmueble se realizaban funciones domingo tras domingo y las gradas de madera se llenaban hasta las lámparas, como es posible esto si únicamente las carteleras las conformaban luchadores locales, en este momento de la entrevista compartí una opinión con Marcial, comentándole que ese éxito fue por dos cosas,  una de ellas porque los luchadores locales se dedicaban a entrenar para que sus luchas agradaran al respetable y la segunda, porque eran un solo grupo.

Ya en la etapa en la cual se ocupaban los inmuebles del nuevo palenque de la feria y de la plaza de toros “Belisario Arteaga Vega” por allá de los 80, en ese periodo conoció a diferentes promotores, pero de igual manera llamó la atención de ellos, ya que don Marcial tiene un talento nato, único e increíble el cual es dibujar y gracias a ello fue distinguido para que fuese el encargado de realizar mamparas en triplay anunciando las funciones de lucha libre, no se usted si recuerde esos admirables trabajos que plasmaba y que se colocaban al pie del antiguo H. Ayuntamiento de Chilpancingo, recuerda don Marcial que realizaba cuatro mamparas cada semana, así fue cómo surgió gracias a su talento la relación amistosa con el promotor y presidente de la H. Comisión de box y lucha libre, don Policarpo González que en ese tiempo fungía también como líder de los tablajeros del mercado grande “Baltazar R. Leyva Mancilla”, continuará para mañana jueves…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.