Ya es tiempo de dejar las pesas rosas

Comparte nuestras redes
         
 
 
  

Hasta el día de hoy el mensaje hacia la mujer es que no debe esforzarse. La publicidad de las marcas es desbalanceada, muestra a los hombres moviendo y levantando peso y superándose, mientras las mujeres aparecen haciendo yoga o ejercicios de abdominales en el suelo o utilizando las pesas más pequeñas de color rosa. El mensaje hacia la mujer es claro, no sudes, no pongas en riesgo la manicura ni el maquillaje, súbete a una plataforma vibratoria, ponte zapatos que activan los glúteos o aplica electro estimulación mientras ves la TV. como mucho, corre en la cinta o usa la elíptica o ve a zumba.

Elimina esta idea de tu cabeza, si de verdad quieres transformar tu cuerpo, tendrás que esforzarte. Todo será más fácil con el conocimiento adecuado. No es necesario pasar hambre ni entrenar durante horas cada día, pero tendrás que sudar y pelear, debes trabajar tu fuerza y no temerle al peso y al esfuerzo, y sí, yo sé que es muy probable que oigas comentarios como “ganarás demasiado músculo” o “no le pongas peso por que empezaras a parecerte a un hombre” y con comentarios como estos es normal que las mujeres no bajen de los aparatos de cardio, yo sé que lo has escuchado.

Tendrás que borrar todas esas ideas que la publicidad y las personas te meten en la cabeza, y deberás descubrir tu fuerza interior que se verá reflejada en tu cuerpo y dejar de una vez por todas las pesitas rosas, para así dar el siguiente paso y progresar. Nunca parecerás hombre, la testosterona o también conocida como la hormona que estimula el crecimiento muscular, es entre 10 y 20 veces menor para las mujeres en comparación con la que producen los hombres, cantidad suficiente para propiciar un desarrollo de la masa muscular adecuada a las proporciones de tu cuerpo y lucir sexy y acorde a la fisionomía femenina. No hay atajos, llegó el momento de cambiar. Es hora de empezar a trabajar con tu cuerpo, no contra él. La verdadera forma de convertirse en una guerrera es haciendo las paces con tu cuerpo. (Isidoro González Sotelo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.